lunes, 30 de mayo de 2016

Fiesta bedesemera en Málaga con Nacho


Es mi segunda fiesta BDSM en Málaga, la primera ya la comenté en un artículo (pinchar aquí para leerlo). Lo cierto es que lo tenía difícil para ir, por circunstancias ajenas a mi. Aun así pregunté a Nacho, si le apetecía asistir. Por un lado no me parecía conveniente, porque llevamos muy pocas sesiones juntos, es novato en el BDSM, y quizás ir a una fiesta tan temprano podría impresionarlo. Pero por otro lado me moría de ganas por que vaya conociendo este mundo y presentarlo en sociedad. La anterior vez que fui, estuve sin sumiso, y para mi ir a una fiesta BDSM sin un sumiso, es como estar en un restaurante sin comer nada. Se lo propuse, y me dijo que si. Así que le propuse varias formas como el podría ir, con arneses, sport, desnudo. Y me dijo que le encantaría ir de mi zorrita, como estoy en
Málaga le tuve que decir que no tenia ropa para feminización. Y zas, me envía una imagen de el convertido en mujer. Una foto supermorbosa, pero ademas con una transformación tal que no parecía el. El de forma natural es guapo, pero es de esas personas que travestido gana mucho mas. 

Ahora me tocaba a mi. ¿Como iba a ir a la fiesta sino tenía ropa de código?. Si fuese una fiesta gay, si podría haberme puesto un arnés y listo (ademas de fresquito, que aquí en Málaga uno ya suda). Asique ni corto ni perezoso me fui de compras a mirar un conjunto para ir a la fiesta. Eche mano de una amiga dómina, “quiero que me eches una mano como amiga, madre y dómina”, le fui enviando fotos de diversas prendas hasta que salió el conjunto: todo de negro y una corbata granate. Para mi fue toda una experiencia. Y lo cierto es que cunado me probé todo el conjunto y me vi al espejo dije “ufff, a cualquiera le entran ganas de agacharse y limpiarme los zapatos”. Ese es el punto en el que se que una vestimenta me queda bien. En medio de ese mirar ropas recibo un wasap de Nacho con esta foto, tengo un regalo sorpresa para ti. Me envió la foto de la etiqueta que podéis ver, y a mi me quedó con la intriga del que sería. Desde luego me imaginé cualquier cosa de la que fué después (y me encantó)

Después fui a una cosa que me parece que hacen formidablemente bien. Convocan el dia antes de la fiesta a unas cervezas, creo que es estupendo porque así la gente se va conociendo. Y eso es ideal no solo para poner cara a las personas con las que hablas o lees en el facebook, sino las que compartirán espacio contigo en la fiesta. Todas personas encantadoras, la parejita swinger nudista, la parejita de CD y Ama, y la pareja del dominante y la señora de los zapatos (se vuestros nombres pero no los pongo por discreción). Para mi sigue siendo novedoso estar entre heteros y hablar de sexo y mucho mas hablar de BDSM, asi que soy todo oídos deseando aprender. El mundo BDSM hetero y gay como ya he citado en mas de una ocasión, tienen una diferencias abismales, en el código de ropa, en la forma de las fiestas, en la forma de las relaciones, va mucho mas allá de las preferencias sexuales. Pero esto lejos de ser una barrera es enriquecedor. Por ejemplo, una gran parte del tiempo se habló del hitachi. ¿Os suena este aparato?. A mi si, porque lo conocí a través de unos heteros en el Despoiler (Madrid). Y cualquier mujer bedesemera o no, seguro que le suena también. ¡Pero a nosotros no!. Total que llegué a casa a las tantas, entre las compras y las cervezas...

Al día siguiente estaba deseando que llegase la hora y sobre todo estaba deseando ver a Nacho, convertido en mujer. Por motivos laborales vino a recogerme en coche casi a la 1 y la fiesta empezaba a las 23.30. Baje y “oh sorpresa”, pues si que cambias. Tenia a toda una mujer al volante del coche, sino se hubiese echado la hora tan tarde, le hubiese ordenado parar en algún descampado para hacer una revisión a fondo. Tenia todo perfecto, maquillaje, peluca, vestido ¡todo!. Después de hacer una ruta turística por la Málaga nocturna (el sitio esta difícil para encontrarlo), llegamos a las 2 al sitio. Estábamos los dos impecables!. 

Entro al lugar, y saludo algunas personas, pocas porque llevo poco en este círculo y conozco a poca gente. Pero lo cierto es que la gente que voy conociendo es de calidad. Le comento que cualquier cosa que le moleste o le extrañe que me lo diga, y que no se deje hacer nada que no quiera. En la sala central de baile había como 6 parejas, y creo que me quedo corto, en una sesión de spank conjunta. Yo estaba sorprendido y Nacho el pobre me pregunta “es un espectáculo? Que están haciendo?”. Le expliqué lo que era el spank, hasta ahora las sesiones que hemos tenido han sido light. Yo no dejaba de mirar al “espectáculo” pero con el otro ojo estaba mirándole a él, con sus ojos abiertos cual búho. Le dije que iba a por una cerveza. Y a la vuelta le pase la cerveza por los brazos,  hombros, y me miró con esas caras malagueñas que el sabe poner tan bien, solo que ahora lanzámdomelas una mujer. Estuve acariciando su cuerpo, y en un momento le puse el collar. El símbolo inefable de que es mío. La sesión múltiple de spank termina y se acerca una persona y me dice, “que guapa la chica que viene contigo, ¿no ha podido venir tu sumiso?”, en ese momento comprendí que no solo mis ojos veían en el a una mujer.
Veía en el a todo un cazador, dispuesto avalanzarse sobre la gacela que me acompañaba, hasta que le dije “mi sumiso es él, os presento”. No pude aguantar mi risa. Su cara cambió por completo, el cazador de gacelas habia visto a un rinoceronte. Su rostro era solo un cuadro jaja, de echo tardó como 2 minutos en despedirse. Después ya saludamos a la encantadora parejita swinguer y poco mas tarde a la parejita CD, con una imaginación terrible, ¡vestido de colegiala!, ole sus huevos. Es lo que me gusta de este mundillo, la gente se quita los complejos, y si tiene una fantasía la lanza. De echo la parejita CD son una pareja muy compenetrada, estuvieron haciendo una sesión de pinzas sobre la mesa iluminada de un billar, y la conexión que había entre ellos era increíble. Al rato ve como tres hermosas mujeres, se enseñaban entre si juguetitos, una de ellas (encantadora como ella sola) sacaba juguetes mini de una bolsita negra, nos llamó mas la atención una pinwheel bastante original con forma de bola, después iban usando los juguetes con el sumiso y en sus manos. Como es normal juegan con el sumiso como si fuese lo que es, su juguete. Me encantó ese momento.

Aquí abro un kit kat. Me encanta la fiesta de Málaga, porque hasta donde yo he visto no se notan las luchas de ego, cada uno es especialista en una cosa, se comparten los conocimientos. No se lucha por ver quien lleva mejor traje, sino que se disfruta el traje que se lleva. Tiene un carácter especial, tiene ese toque que solo se puede dar en el sur, de alegría, es como si fuese una feria de abril (o de agosto) pero en plan bedesemero. Pero a la vez tiene ese carácter hospitalario propio de la gente boquerona, muy similar al de Madrid, que abraza la diversidad, solo que en este caso además da palmas. Me encanta porque lejos de las Dóminas y sumisos “de alto estanding”, son “amos y amas de casa” encantadoras y tiernas, que se lanzan la manta a la cabeza y disfrutan de su propia sexualidad. Me parece completamente maravilloso. Y me parece mas maravilloso cuanta mas edad se tiene, porque por motivos socioculturales no han podido vivirlo cuando eran jóvenes. Y se nota que lo viven con una alegría en los ojos. Las sesiones de spank parecen verdiales (traje típico malagueño) tocando malagueñas, pero sin alejarse un ápice de la seriedad propia del BDSM. Cuero negro, con una sonrisa gentil en la boca. Ya es la segunda vez que voy, y me alegra comprobar como ese espíritu que vi la primera, no fue un espejismo. Sin duda es un fermento ideal, para que esta fiesta se haya mantenido durante seis años, pasando de 20 participantes a los mas de 100/200 que se van juntando en cada fiesta. Hasta la fecha, es la mejor fiesta de BDSM heterosexual (por poner un nombre, porque esta abierto a la diversidad) que he visto en España. 

Un ejemplo de esto, se puede ver en algunos de los momentos que he relatado en este artículo. Pero no quiero olvidarme del atador por excelencia de esa noche, un tipo entrañable de barbas (omito su nick por discreción). Un artista con las cuerdas, mientras estaba la sesión de spank el estaba haciendo una suspensión a un chaval. Quedó preciosísima y mas con el juego de luces. Después un chaval jugó con el sumiso y un cuchillo. Pues bien, después estuvo enseñando algunos nudos a una pareja, después se le acercó una sumisa a que la atase, y le estuvo hablando con todo el cariño del mundo, como quien envuelve (y enseña) un regalo de navidad. Después hizo unas ataduras a la “señora de los zapatos”. En todo momento estaba dispuesto a participar y colaborar. Este tipo de personas es las que me refiero que se pueden encontrar en esta fiesta, y son únicas, porque son bedesemeros con alma andaluza, lo cual genera una relación y juegos muy difícil de reproducir en otros sitios. 

Nos dimos una vuelta por el local, le fui explicando los diversos comportamientos del sumiso y del Amo, conforme nos íbamos encontrando con personas. El significado del collar, diversos tipos de collar y muchas mas cosas. Le mostré como a el le estaba enseñando el abecedario, pero que con esas letras luego se pueden formar palabras, y esas palabras generan poemas. Estuve jugando un poco con el, y en la mesa de billar había otro “espectáculo” así que fui a verlo. Se trataba de una sesión medical, preparada con todo mimo e higiene que os podáis imaginar. Todo cerrado en bolsas,  higienizado con alcohol cada dos por tres. Se veía que eran
personas que sabia lo que hacían. Yo le dije a Nacho si se mareaba con la sangre, porque por el tipo de instrumental ya imaginaba lo que iban hacer. Decidió ir y venir del coche, la peluca de casi un metro, la falda y corsés de cuero, le estaban dando demasiado calor. Yo mientras prestaba atención, reafirmaba técnicas que había aprendido y practicado. Les quedó un cuadro precioso, tres plumas colocadas a los laterales, y en el medio a los lados de la columna vertebral, dos hileras de piercing, engarzadas majestuosamente por una cinta de color rojo. El tacto de la doctora y el mimo (y el sadismo) con el que hacia las cosas era inmejorable, conjugaba muy bien esas tres cosas. Coloco aquí una foto que he encontrado en google, no hice ninguna foto de la espalda de la chica. Pero lo pongo para que os hagáis una idea de lo que hizo.

Después salí con el a la calle, hacia mucho calor dentro, y fuera había un cielo hermosamente negro y estrellado. Le mostré precioso lugar, y estuvimos hablando sobre sus impresiones de la fiesta. Llegamos a un cactus grande y yo le digo “cierra los ojos, y confía en mi”, el sabe que voy a guiarle la mano hacia el cactus, le pongo la mano encima de los cactus pero cogiendo la mano por un pellizco superior, me agacho, y veo como las puntas rozan la palma de su mano. Y le mastico la metáfora, “si te dejas guiar por mi, te pida lo que te pida, siempre vas a estar seguro”. Le abracé y entramos dentro de nuevo.

Hice que jugase a ser un perro y buscase un sitio donde sentarnos. Hay unos asientos que rodean la pista de baile. Nos colocamos allí, y yo comiendo acariciándole la mano, pasando mi lengua por sus nudillos, sin dejar de mirarle a los ojos. Le acaricio sus medias de rejilla, su sexo (que ya estaba empalmado), sus brazos, sus pechos (que realmente parecían pechos de mujer). Y le pido que me quite un zapato, después de que lo hace acaricio su cuerpo con el pie. La sensación me pareció muy erótica. Saque la cadena y se la enganche al collar, tiré de el mirándole a los ojos, para hacerle saber nuevamente que yo era quien llevaba las riendas. Le acaricie con los dos pies. Y después estuve jugando con su cuerpo y una fusta, haciendo pequeños toques y caricias por el cuerpo. Le dije que se pusiese de rodillas y ahí seguí jugando con mis pies, con la fusta. Me estaba poniendo a mil con sus miradas, y sobre todo con ese abandono en obedecer lo que yo le dijese. 

Nos fuimos a dar una vuelta por el sitio, esta vez ya con la correa. No se si es por ego, pero me encanta pasear a mis sumisos por un local. Es como cuando un futbolista enseña la copa que ha ganado, y a la vez mostrar a todos que es de mi propiedad marcando el territorio. Es una sensación tan hermosa y tan poderosa. Le llevé hasta el baño, y estuvimos jugando un poco allí, comenzando por tenerle amarrado con la correa y que me viese orinar, su cara de deseo era indescriptible, seguramente se acordaría de la sesión de hace unos días. Después lo saqué a fuera, lo ate a una columna cerca de la pista de baile, con los brazos hacia arriba. Ya no quedaba casi nadie. Lo fui acariciando, mostrándole como estaba amarrado sin poder moverse. Intencionadamente fui haciendo que su paquete fuese cada vez mas. Y jugué con su paquete ante la atónita mirada de algunos que pensaban todavía que mi sumisa era una mujer. 

Al rato nos fuimos al coche. Y le di lo que le había susurrado cuando estaba de rodillas delante de mi “tengo ganas de follarte, y esta noche no te vas a ir sin que te lo haga”. Por fin llegaba ese momento. Fuimos a un descampado, rodeados de olivos, como techo un cielo negro estrellado, unos perros ladrando al fondo... Empecé acariciarle la pierna, le cogí del collar y le atraje hacia mi. Me confesó que era la primera vez que lo hacia en un coche. Asique le dije que echase los asientos para adelante y nos fuésemos atrás. Nos fuimos desnudando como podíamos. Pero el quería que siguiese manteniendo las medias, y algunos trazos de esa mujer que había sido mi sumisa. Me estuvo comiendo los huevos y el rabo de una forma casi perfecta. Después le comí entero, los cristales del coche empezaban a empañarse. Le acaricié y le dije que se diese la vuelta. Fui comiéndole el culo, con delicadeza pero a la vez sujetando con

fuerza los dos cachetes, intentando abrirlo como una fruta. Cuando fuí con mi rabo duro y erecto a penetrarlo, me dice “cuidado que no me he dilatado, hay otras veces que me dilato para que sea mas fácil la follada”. Sin duda eso me puso mas burro, y era cierto, su culo estaba cerrado. Me encendió muchísimo, fui clavandosela poco a poco, hasta que mi rabo se iba abriendo paso por su culo. Estaba caliente y húmedo, mientras yo le acariciaba sus “senos” y le mordía el cuello. Le di varias embestidas. Me cambié de posición, me limpié el rabo, y volví a decirle que me comiese el rabo y los huevos. Volvimos a repetir esta operación varias veces. Los cristales estaban ya escurriendo agua del vapor que estábamos creando. Los dos íbamos jadeando cada vez mas y mas. Hasta que le hice que se cambiase de postura, puse mi rabo frente a su cara y frenéticamente me masturbé. Mi corrida manchó toda su cara maquillada, y tal y como preveía su maquillaje se desfiguraba al contacto con mi lefa. La lefa de su macho, le hacía ser mas hombre. Le ayudé a correrse, y nos abrazamos, escuchando los perros. 


Nos vestimos y cuando ya pienso que se ha acabado todo, me dice, mira en la bolsa. La abro y hay un bote que pone “speculos. Para el mejor Amo, de parte de su cachorrito”. Nacho sabía mi interés en encontrar speculos (una crema dulce, con un sabor a galleta de canela y dulce de leche) desde que volví de París. El sin decirme nada también lo había buscado por su cuenta, y como no lo encontró decidió buscar una receta y elaborarlo para mi. Me emocionó y mucho. Una relación importante se esta fraguando, que va mucho mas allá del mero interés sexual. En un suspiro, pensé la enorme suerte de encontrar a un tío como el en Málaga. Es como un lirio de costa, crecen en mitad de las dunas, en mitad de un sitio árido, desiértico, te encuentras esa flor blanca, inmaculada, delicada y totalmente abierta. Yo he tenido la suerte de encontrarme con ese lirio. Y tengo que cultivarlo, quererlo, educarlo... tengo una responsabilidad frente a el. Regados con unos sentimientos muy hermosos. 

Puedes leer aquí la sesión previa con Nacho (pinchar aquí)
Y la versión de la fiesta de mi sumiso Nacho (pinchar aquí)

10 comentarios:

  1. Fascinante !
    Estar al servicio completo de un buen Amo es lo más y mejor que podría aspirar como esclavo/sumiso, pero ser presentado y usado como tal en una reunión/fiesta superaría el límite de mi felicidad más absoluta. Ufff... :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Si desde luego es una sensación muy diferente a una sesión convencional, y mas si es tu primera vez.

      Eliminar
  2. Enhorabuena a los dos, tanto Nacho como tú transmitís muy bien lo que el uno es para el otro, me ha encantado tanto su punto de vista como el tuyo. Aunque no nos conozcamos no me cabe duda de que eres un crack y un tío con mucho carisma.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si claro, creo que las dos visiones son complementarias, dos caras de la misma moneda, pero uno es la cruz y el otro la cara. Me alegro que te haya gustado Chris!

      Eliminar
  3. Me encanto su relato creo que me gustaría vestirme así para mí Amo esa siempre a sido mi fantasía pero tendría que consultarlo con mi Amo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si enserio? Pues todo es lanzarle la propuesta. A los Amos, almenos a mi, me gusta que me den propuestas. Luego las puedo realizar o no, o quizás en un futuro. Pero me orienta en las inquietudes del sumiso.

      Eliminar
  4. después de leer ambas partes (la tuya y la Nacho)felicidades a los porque la experiencia que vivísteis en verdad tuvo que ser gloriosa, y ha sido una gozada compartirla con nosotros. recuerdo el miedo inicial del primo de Nacho en la otra fiesta y me sentí muy identificado con él.. ahora un poco también con Nacho y sus reacciones. del modo como lo cuentas (además de resultar muy excitante) ya me da un poquito de menos miedo esas sesiones porque siempre pensé que eran un poco tétricas y se pasaba mucho miedo.
    eso en cuanto a lo que pienso, en relación a lo que he sentido, uff! algo muy extraño porque ha sido una mezcla de envidia y celos de Nacho por no ser él y estar en su lugar, a veces me pasa un poco de lo mismo cuando le respondes en plan cariñoso y amistoso a Christian Ingebrethsen. Me da mucha vergüenza decir esto porque es una niñatada, y un pussyboy jamás debe sentir celos y esas cosas por un Dom (ellos tienen la libertad de hacer e irse con quien quieran)pero al confesar esta mezcla de celos y envidia propia de una perra en celo en voz alta es una forma de quitarme la tontería de encima. No sé si me explico, pero dar la impresión de que coqueteo contigo y no reconocerlo me resulta feo y un poco cutre. entrar aquí sabiendo que eres y ejerces de Amo, a mí me condiciona mucho, me excita, y si además leo lo que cuentas pues más todavía. vale, ya lo he soltado y así me quedo más tranquilo reconociéndolo.
    cuando te he visto en la foto vestido de negro (muy guapo y atractivo) y con los zapatos negros ufff!.. me he he tenido que desahogar tres veces.
    lo siento. al hacerlo público me he quitado un peso de encima porque no es bueno guardarse estas cosas dentro. se me pasará la tontería a medida que me acostumbre y se me enfríe la cabeza de la cabeza de arriba, el cerebro, vamos
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nacho, no es el que vino en la primera fiesta de Málaga. Es otra persona diferente. En cuanto al miedo, yo puedo hacer sesiones, donde el sumiso se orine encima (literalmente), pero cuando quiero construir una relación estable y duradera, donde quiero que el otro se ofrezca para mi placer, suelo emplear otras herramientas que has ido leyendo. Me alegra que te hayas desahogado tres veces, a mi me hubiese encantado pisar esa lefada con mis botas y restregártelo por la espalda. Haces bien en quitarte ese "peso" de encima jeje. Un abrazote

      Eliminar
    2. perdona me he hechp un lío clickando en los diferentes links y los he asociado mal. Lo siento.

      Eliminar
    3. Es normal Javi, no te preocupes. Se ha agradecido igual

      Eliminar

Gracias por tus comentarios. Son ladrillos que ayudan a construir el blog y me animan a seguir haciéndolo mas grande. Tus comentarios alimentan el blog.