jueves, 25 de febrero de 2016

Feminización forzada


No es lo mismo que transformismo, eso lo trato en otro apartado. La feminización forzada consiste en hacer que el sumiso se vista con prendas femeninas, tanto dentro del cuarto de juegos como en posibles salidas fuera. Como en todos los juegos hay desde el simplemente ponerse una braguita femenina, hasta realmente hacer un ejercicio de transformismo completo. Es un elemento extra que se añade entorno a la humillación. El mecanismo es que demuestra tanta entrega que sacrifica su masculinidad a su Amo, generalmente con sentimientos de culpa, deseo y nerviosismo.

Si se desea se puede ir haciendo un entrenamiento progresivo en la feminización. Diciéndote que como no sirves para hombre tendrás que usar ropa femenina a ver si así al menos sirves como mujer., y así poco a poco transformarlo en una mujer. Precisamente es forzada porque se supone que el sumiso, le da morbo, pero no es su deseo transformarse.

Las prácticas de feminización se centran en la humillación del sumiso, donde se le fuerza a ser cada vez a ser mas femenino, no solo en vestimenta sino en comportamientos, afeitado, depilación, etc. Muchas veces puede ir asociado a estas prácticas:

-Castidad:  Como muestra de entrega el sumiso feminizado se coloca un dispositivo de castidad, para poder evitar las erecciones, ya que como mujer no tiene pene.

-Pegging: Cuando el hombre es heterosexual, o si es bi/gay activo, se le penetra con un strapon, como muestra de poder del que le esta penetrando así como su inutilización como hombre.

-Cuckold: Se trata de compartir a tu pareja con otra persona, en este caso el cornudo, puede vestirse de mujer, haciendo que este trate al corneador como si fuese su criada.

-Emputecimiento: Se trata de feminizarlo como su fuese una prostituta, por lo tanto con otro tipo de ropas mas provocativas, e incluso llegar a ofrecerlo a otros hombres a cambio de favores. Como dice el nombre se trata de ir convirtiéndolo poco a poco en una puta.

-CBT: Como consecuencia de la nulidad como hombre, sus genitales se puede jugar con ellos, puesto que ya no son órganos sexuales. Se puede tener prácticas como bondage genital, pellizcar, retorcer o pellizcar los testículos (squeezing, crushing), arañar con las uñas (scraching), aros en los testículos para estirarlos, anillo en el pene, gancho anal con un aro para el pene, trampling en los genitales, entre otras muchas mas prácticas. Es interesante hacerlas después de que ya se le ha transformado en mujer.

-Bondage: Hay quien le gusta que le inmovilicen y que le vayan transformando sin que el pueda resistirse. Y la mejor forma es atandole con diversas técnicas de bondage. Se puede hacer desde ponerle una peluca, maquillaje, pintarle los labios. O ya vestirle también con ropas de mujer, sujetadores, braguitas (de echo tengo unas especiales que se abrochan por detrás con un corchete), faldas. En fin imaginación al poder. Lo bueno de esta práctica es que la otra persona puede resistirse, forcejear.

-Medical: Unido al tema medical, puede vestirse a un tío de enfermera o de medica, y obligarle a que así atienda a un paciente, porque falta la "medica Ana" y tiene que hacerse pasar por ella. O lo contrario simular que se le esta haciendo un cambio de sexo, porque es necesario por su salud, o por el tema que sea.

-Dogtraining, animalplay: Hay mucha gente que le encanta el dogtraining (que le traten como un perro) o como otros animales. Puede ser como practica humillante, o bien como juegos mas bien divertidos. Pues bien también se puede hacer feminizandolos, es decir en lugar de un perro, que sea una perrita y hablarle como si lo fuese, o como una gatita. Cambiarle los juegos de fuerza y mas típicos de un "macho" a los mas soft. Es una cuestión de imaginación.

-Infantilización: Convertir a un bebe en una bebe, o a un tío convertirlo en una bebe. No es una práctica frecuente dentro del ABDL, pero si hay personas que les da morbo. Con simples gestos como cambiar un chupete de color azul a rosa, o los bibes/baberos.

Una duda que me han preguntado algunos heteros es si uno se puede volver homosexual al ser feminizado. Esto es como si un gato negro me preguntase que si por mirarse al espejo se haría negro. Uno es homosexual, bisexual o hetero, no se transforma en, no existen las varitas mágicas. Lo mas importante es que todo lo que hagas te genere excitación o placer y no culpa, y si lo hace es un tema que tienes que trabajar. Independientemente de esto, la feminización forzada no te hace ni mas ni menos hombre.

Ademas de estos procesos de feminización forzada, yo suelo usar esbozos de feminización, como formas de humillación. Lo único que los uso dentro de otras sesiones, por ejemplo, poner una peluca a un tío, usar un collar de perlas a modo de collar de sumiso, pintar los labios, o usar un pintalabios rojo para escribir encima del sumiso.

Es una práctica sobre todo psicológica, aunque intervenga un importante área visual. Los patrones
psicológicos consciente e inconscientemente aprendidos juegan un papel muy importante en este tipo de prácticas. Primero al oír esta práctica puede surgir un no rotundo, pero después poco a poco se va generando un morbo que puede resultar hasta adictivo para algunas personas.

¿Te imaginas a un tío atado y feminizalo? ¿o hacerlo y después humillarlo con punch, u orinandole? ¿o haciendo que reciba así al amante de su pareja? ¿o que limpie una casa? ¿o de enfermera? ¿o de perrita en plan dogtraining?

6 comentarios:

  1. Hola, muy interesante tu post. Hay muchos términos y prácticas que no había oído hablar de ellas... mi relación con el tema de la sumisión (tampoco es tenga mucha experiencia) siempre fue autodidacta, intuitiva, y espontánea. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro eso pasa mucho, hay gente que le gusta jugar a cosas pero no sabe ponerles un nombre, o no saben que tenian un nombre ya. Incluso a veces hay varios nombres para una misma práctica. Personalmente creo que lo importante es jugar. Y en ese sentido el ser autodidacta e intuitiva es una buena mezcla.

      Eliminar
  2. Un tema que me parece interesante y que no se por qué a mi me excita un monto es el de la feminización verbal y sobre todo si tiene una fuerte intención humillatoria. En mi caso me parece muy ridículo el tema de vestirse como una mujer o maquillarse, pero sin embargo me derrite que el amo se dirija a mi y me trate como si fuera una fémina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro lo bueno de estas cosas es que cada persona es única y tiene unas necesidades especiales y diferentes

      Eliminar
  3. Muy interesante el artículo, hay muy poca información sobre este tipo de prácticas y la verdad es que se agradece que alguien las trate con tanta profesionalidad y respeto. A algunos sumisos nos gusta que ignoren nuestra parte masculina para marcar así la diferencia entre el dominante y el sumiso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, creo que estos temas deben tratarse con respeto (aun en cuando se trate de humillaciones, si fuese el caso).

      Eliminar

Gracias por tus comentarios. Son ladrillos que ayudan a construir el blog y me animan a seguir haciéndolo mas grande. Tus comentarios alimentan el blog.