sábado, 5 de diciembre de 2015

TORTURA GENITAL O CBT


La tortura genital masculina o como se suele conocer popularmente CBT (cock and ball torture, o sea, tortura de rabo y huevos) es la manera más rápida y expeditiva de apoderarse del alma de un sumiso. La mera inmovilización en postura ginecológica, o simplemente con las piernas abiertas, resulta inquietante. Cuando empieza el dolor, es como sumergirse en una burbuja de entrega e indefensión. Cuando el dolor derrota a la virilidad, derrota también al alma. Que filosófico estoy en este post!

Entre las prácticas más comunes y de menor riesgo se cuenta la compresión y los azotes con las manos, las pinzas, la cera caliente, los pellizcos, la colocación de pequeños pesos, la depilación o las ataduras y estiramientos. Prácticamente con estas prácticas tienes nulos riesgos. 

Los practicantes más experimentados recurren a la compresión y los azotes con objetos, los
mordiscos, las quemaduras, el aprisionamiento, la torsión, el sondaje y violación de la uretra, el cocodrilo (aprisionamiento entre dos tablas con púas), los alicates y tenacillas, los pisotones, los pesos elevados o la suspensión parcial, entre muchos otros. Los he ido poniendo por orden de intensidad del dolor. 

En mujeres, la tortura genital es también poderosa e inquietante, pero ni resulta tan dolorosa ni tiene la misma capacidad de acceso al alma, puesto que los órganos genitales femeninos no tienen una función tan central en la sexualidad y en la mente. Aunque como todo dependiendo de la mujer. 

Estas son las principales prácticas que ejecuto en la CBT:

- Mis manos, para golpear, estirar y masturbar, transformando el dolor en placer, pues las manos son el mejor utensilio que posee un dominante, ya que le permiten graduar a la perfección la intensidad de dolor o placer, que ha de aplicar en una zona determinada sin dejar marcas.

- Cuerdas, que me permiten jugar con los genitales, atar y estirar testículos, enrollarlos, tenerlos en castidad, colocar pesas en la cuerda y demás utilidades, tantas como fantasías tenga la persona sometida.

- Golpear con la fusta (u otros elementos), dando con la misma regularidad golpecitos suaves y algunos fuertes, para provocar sensaciones de dolor placentero.

- Prensas, con las que aplasto y descuelgo los testículos, y no para que sienta dolor, sino para que se sienta humillado. Realmente si no se aprieta mucho, solo es una sensación leve, pero claro se puede regular la intensidad.

- Pesas, se puede colgar pesos de los genitales. Por supuesto a la medida de cada uno. Personalmente me gusta ver hasta donde aguanta uno, y disfruto mucho rozando ese margen.

- Pinzas, se pueden colocar tal y como muestra la imagen de arriba, o como la imaginación de a entender. La sensación puede ser moderada o fuerte, dependiendo del tipo de pinzas y su presión.

- Cera, que derramo sobre los genitales, para adornarlos y tapar orificios, provocando dolor fuerte, moderado o leve.

- Sondaje, metiendo por la uretra diversos elementos, puedes ver la sección de sondaje uretral.

- Electro, que proporcionará sensaciones de dolor y placer, según sea su utilización.

2 comentarios:

  1. Esta es mi práctica favorita. No he encontrado un amo en Ciudad de México que me someta con sus torturas genitales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno es una ciudad muy grande, quizás solo es cuestión de buscar

      Eliminar

Gracias por tus comentarios. Son ladrillos que ayudan a construir el blog y me animan a seguir haciéndolo mas grande. Tus comentarios alimentan el blog.