viernes, 21 de abril de 2017

Las variedades de los quesos comparándolas con las del BDSM y kink

Los lectores de mi blog ya estáis mas que acostumbrados a las comparaciones de BDSM con matemáticas, con la vida animal. Todo para mostrar desde diversos prismas lo que es mi pasión. Esta vez le toca el turno a los quesos. La idea surgió cuando estaba con mi pareja preparando una tabla de quesos, aquí os traigo mi particular interpretación. El SSC (sano seguro y consensuado), podría ser el tener cuidado con el cuchillo a la hora de no cortarnos, mientras preparamos nuestra tabla de quesos, previamente diseñada en nuestras cabezas. 

Queso de Burgos tierno o los cachorros
Sin duda esto nos lleva a los cachorros y Amos que son tiernos, que apenas acaban de salir del cascarón. Aquellos cuya piel al tacto con la mano es como un suave terciopelo. Un queso casi virgen, una pura tentación y sin duda un gran compromiso. Son quesos, que acompañan muy bien con cosas dulces, con prácticas BDSM suaves. Mezclando el dulce de la carne del membrillo con el salado suave de su propio sabor. Domesticándolos en nuestras bocas, como en un crisol. 

Queso torta del casar o el bondage untable
La textura de estos quesos es casi líquida, vulnerable tal como una persona que se ha abandonado en manos de otro para ser atado. Igualmente estos quesos necesitan una corteza que les ponga sus limites, dentro de la cual se sienten seguros y en paz. Son quesos en los cuales mediante una abertura, los resquicios que dejamos en el atado, podemos ir saboreando su sabor, poco a poco, como una destilación. El cuajo se ha elaborado con las flores del cardo, no es un cuajo como el de los otros quesos, sino que en si mismo lleva belleza, tal como es el shibari  y como el ikebana del cual puede formar parte perfectamente la flor del cardo. 

Quesos azules, o los aromas del cuerpo
De aromas muy intensos, los cabrales, roquefort, gorgonzola, blue, todos ellos con un aroma particular, e individual. Como no podría ser de otra forma son un brindis a los amantes de los olores, ya sea de los pies... cual buen roquefort, como de los amantes de los olores axilares o de otros fluidos y substancias corporales. Y como estas prácticas no gustan a todo el mundo, sino a un grupo amplio y "mal visto" entre los amantes de estos quesos. Son los quesos de la ultima fila, desprestigiados muchas veces por aquellas personas que practican estos "vicios" pero que para protegerse de ser acusados de cometer tal "tropelia sexual", señalan con el dedo y la hogera a otros que declaran sus gustos mas abierta y valientemente. 

Quesos de pasta prensada o los clásicos
Aquí podría hablar de la vieja guardia del BDSM, porque estos quesos son los primeros y los que son realmente queso en el imaginario colectivo. Aquellos que el ama, esta vez de casa, reconoce como queso. Quesos que se rigen por un protocolo y unas normas. Puede haberlos ahumados, que serian la vieja guardia clásica, como un idazábal, o sin ahumar, como un manchego, que realmente respetan y siguen el protocolo, pero les falta esa solera que solo puede dar un buen ahumado. 

Quesos con corteza enmohecida
Quesos como los brie o los camembert, sin duda me recuerdan a los fetichistas del pie y del calzado. Un queso blando por dentro como la torta del casar que comentaba antes, y en cierta forma los zapatos (zapas, botas, zapatos de tacón), no son otra cosa que un bondage del pie. Con una cobertura, suave, aterciopelada, hermosa y aromática. Y un queso que se deshace en la boca. Hay quien saborea la corteza, el zapato, y no le gusta tanto el queso de sabor mas suave. Y hay otros para los cuales la corteza, es solo un envoltorio para ese dulce manjar, el pie, que se oculta como tesoro en su interior. 

Quesitos en porciones, o la innovación kink

Me recuerda sin duda a los kink, no por la suavidad del queso sino por su presentación. Se alejan de las formas de queso convencionales (todo lo convencional que puede ser el bdsm), para poner sus propias reglas. Porciones triangulares, envueltas en papel de plata, decorado con hermosos colores, con una vaca que ríe de color rojo... un libre albedrío. Muy rico si se unta por ejemplo en una buena barra de pan, pero que los "clásicos" amantes del queso nunca se les ocurrirían ponerlos junto a los otros quesos en una tabla de quesos. 

Quesos de pasta cocida, la raclette, y otras ceras
Por aqui desfilan los emmental, gruyere y gouda. Quesos que pueden ponerse en sandwchiches y pizzas, pero también en las clásicas foudues y racletes. Y no podía ser de otra forma que acordarme aquí de los amantes de la cera, juegos con velas que calientan esos quesos antes de ser disfrutados. Cera que a veces cubre esos quesos para proteger y potenciar su sabor y humedad. Fuego que calienta la raclette, y que prende los flogger de fuego, y toda la gran variedad de "incendiarios juegos" que podemos practicar en el BDSM. 

Miniquesos, la variedad de lo pequeño ABDL
No podría olvidarme de mis ABDL. Hay muchos quesos pequeños algunos estaréis pensando en los mini babibel, son los mas conocidos. No dejan de ser una replica de los grandes pero en pequeño, sin ser leche (osea son adultos). Creo que es una imagen muy interesante. También hay miniquesos tipo burgos, ¿quienes sino los pañaleros podrían encarnarse en estos quesos?, los que os gusta poneros pañales tan blancos como el queso de Burgos. 

Queso de tetilla, la tetilla disponible para todos
Un queso hermoso y turgente como unos buenos pechos de mujer, o un buen culo de hombre. Un queso disponible en las estanterías para quien lo quiera degustar. ¿Y quien sino los cornudos (juegos de cuckold) disfrutan mas prestando sus "tetillas"?. Son ellos los que merecen estar en esta categoría, y sus libidinosas parejas, que con mirada picara les miran mientras el falo del corneador les hace babear de placer y gemir con tanta fuerza como sus celos. 

Falsos quesos y los pseudos
Yo llamo falsos quesos a todos aquellos que en su composición llevan fécula de patata, y que en algunas de sus etiquetas podríamos ver "pueden contener trazas de leche". Y aquí me acuerdo de todas aquellas personas que se acercan a estos mundos, se disfrazan solo para conseguir sexo, cual presa fácil. Pero que en cuanto los degustas, te das cuenta de que de queso solo llevaban lo que te habían dejado ver, pero al probarlos... no deja de ser una triste patata intentando ser queso. Cuando seria estupenda en un puré de patatas, o en unas patatas con carne. 

Queso edam, o el rubber
No quiero olvidarme de los fetichistas del rubber y el cuero. Creo que donde mas podrían encajar es en el queso edam. Un queso, que llama la atención a los "no iniciados" por sus variopintos vestimentas, y que solo ellos saben lo que se sienten al llevar esa capa de cera, leather o rubber que les cubre. Una sensación tan única como lo es este queso. 

Seguro que me dejo en el teclado algún queso, y mas de una clasificación posible mas. Espero que os haya gustado y resultado entretenida. Y ¿que cual es el mejor queso?... todo depende del paladar y gusto de cada uno, que como en el bdsm, hay tantos como personas y todos son válidos y buenos.