jueves, 16 de junio de 2016

Relato de sesión de J latigazos en Madnees (su versión)


Os dejo aquí la sesión de hace unos días con J. Me encantó el relato de la sesión que me escribió y lo comparto con vosotros. Espero que la disfrutéis. 

Había quedado con Dóminus Jaime en Madness para una sesión. Nos encontramos en la puerta y entramos juntos a la zona del bar y taquillas. Estábamos un poco tristes porque sería nuestra última sesión en Madness ya que iba a cerrar para ser transformado en un bar-restaurante.

Una vez desnudos, nos dirigimos a la sala donde está la cruz y dos mazmorras con puerta corredera soportada en una barra metálica. Dóminus me ordenó que juntase las muñecas y optó por atarlas a la barra metálica de una de las mazmorras, manteniendo la puerta abierta. De esa forma, quedé con mis brazos estirados y apoyado solamente en la punta de mis pies.

El látigo comenzó a marcarme la espalda y nalgas. A los pocos minutos de iniciarse mi flagelación, llegó otro Amo con su esclavo al que ató a la cruz de san andrés pero con el torso apoyando en la cruz con lo que dejaba toda su espalda y nalgas expuestas al látigo. En ese momento, Dominus paró de azotarme y dirigiéndose al otro Amo le sugirió la idea de atar a su esclavo a  la barra donde to estaba y así recibir ambos, los azotes de forma simultanea.

Al ser el otro esclavo prácticamente de mi altura, su torso, genitales y muslos quedaron directamente pegados a los míos y al iniciarse la flagelación, mi cuerpo recibía su cuerpo proyectado y lo mismo le ocurría a él con el mío. Esto provocó una gran erección en ambos y nuestros penes empezaron a segregar fluido preseminal que iba impregnando nuestros muslos. Debo destacar lo emocionante que era sentir su cuerpo apretando al mío y viceversa. 

La flagelación continuaba y nuestros cuerpos se iban agotando y al notarlo los dos Amos, fueron reduciendo la fuerza de los azotes hasta parar. Entonces, los Amos se desnudaron y de forma simultanea nos penetraron con fuertes embestidas hasta que provocaron nuestra eyaculación con lo que nuestros genitales quedaron impregnados del esperma del otro.

Cuando nos soltaron, estábamos agotados por lo que caímos abrazados al suelo, pero deseando poder volver a repetir la experiencia. 

8 comentarios:

  1. me ha gustado bastante aunque por culpa de las películas de romanos asocio las flagelaciones a vía crucis y esas cosas.

    ya ves, el cerebro y sus asociaciones mentales, que son muy putas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es la imagen colectiva mas frecuente cuando se ve una flagelación. De echo hay algunos que les da morbo recrear esos momentos romanos.

      Eliminar
  2. Qué calentón he pillado en un segundo leyendo esto. No sé por qué enseguida empiezo a mojarme y acabo haciéndome un dedo con el precum para terminar con un buen pajote. Qué suerte ser penetrado por el amo despues de tener la piel excitada y caliente por el látigo. Qué morbazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya producido ese calentón. Lo del dedo con el precúm es una idea fabulosa.

      Eliminar
  3. Mira que no me llaman los latigazos pero imaginarme la escena con los cuatro vestidos de romanos ha sido muy morbosa.

    ResponderEliminar
  4. Que interesante !
    Sesión de látigo con efecto espejo en 3D e interactuable ! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja si efectivamente algo parecido. Lo disfruté mucho

      Eliminar

Gracias por tus comentarios. Son ladrillos que ayudan a construir el blog y me animan a seguir haciéndolo mas grande. Tus comentarios alimentan el blog.